martes, 25 de octubre de 2011

El Siete (2365 m.)


Los Castillines y El Siete.


Aprovechar el último suspiro de este "verano otoñal" que hemos venido disfrutando, esto es lo que ha sido esta última ruta, que nos ha permitido conocer por fin la zona de Peña Ubiña por su vertiente asturiana, y a la que nos parece, volveremos bastante.

El viernes salíamos de León a mediodía, para llegar por la tarde a Tuiza y subir a cenar al Refugio de Meicín, la idea era aprovechar el buen tiempo que parecía todavía iba a hacer el sábado, la verdad es que buen tiempo hizo, pero el ventarrón que se levantó nos amargó el día, solo pudimos subir al Siete, y agarrándonos con los dientes en la cumbre no sea que saliésemos volando.


El Macizo de La Ubiña desde Pajares, una maravilla.


Llegamos a Tuiza a las 4 de la tarde, antes de comenzar la subida al refugio, nos damos unos paseos por los alrededores del pueblo.

Las hayas comienzan ya a tener color de otoño.


El pueblo literalmente "encajado" bajo las montañas.


El Sielagavá, que ha entrado en nuestra amplia lista de tareas pendientes...


Otra imagen de los alrededores del pueblo.


¿Y este que mira?


Pase usted señora, que está en su casa...


A las 6.30 de la tarde, comenzamos la subida al Meicín, justo para llegar a cenar, en una hora más o menos, a paso tranquilo, se llega al refugio.

Peña Ubiña y acompañantes, una imagen muy "alpina", o quizá mejor, muy "piquista" , y de cualquier forma, espectacular.


Esa noche, tertulia montañera de las de descojono con el guarda del refugio, un chaval con el que te partes la caja, a las 11 a la cama y a esto de las 2 de la mañana, nos despertó el ruido del viento, que no hacía presagiar nada bueno.

Sale el sol el sábado, sigue el viento, vamos para arriba, a ver que pasa.


Contraluz de El valle de Covarrubia (en vez de ir por el camino, tiramos "canalón arriba", burros que somos).


Cielo muy sucio, propio de viento sur.


Nos situamos bajo Los Castillines y El Siete, la subida es fácil, trepada como mucho de IIº, ahora, eso sí, muy sucia, con mucha piedra suelta, que hoy, por el viento, caían pero bien...


Detalle del inicio de subida (marcado con hitos).


Subimos siempre vigilados por Peña Ubiña...


Ojo con la grava, que como nos descuidemos, se la tiramos toda al de atrás...


Fin de trepada, cambio de vertiente, El Tercer Castillín...quizá algún día...


Vistas a Torrebarrio y Babia, la que suele ser nuestra vía de entrada habitual a estas montañas.


...Mundo vertical...


Cumbre del Siete


El Crestón de Pasu Malu y Los Fontanes, impresionantes desde aquí.


Los Portillines.


Arriba el viento pega fuerte, pero como es muy pronto nos resistimos a bajar, así que esperamos a unos chicos que vienen de Los Castillines, les preguntamos y nos dicen que la cosa está chunga, que querían seguir al Crestón, pero que bajan por El Siete, así que, no dudamos más, bajamos por donde hemos subido y...¡ya volveremos!

Última vista a la zona del Montihuero, Somiedo...


Descenso tranquilo, sin prisa...


Llegamos a Tuiza justo cuando comienzan a entrar las nubes, nos quedamos con una sensación agridulce de una montaña preciosa, pero un trabajo a medio hacer, en fin, así tenemos una excusa para volver.

7 comentarios:

Javier González dijo...

Excelentes panorámicas; nunca entré por Asturias a Ubiña, aunque como dices la visión del macizo desde Pajares es espectacular.

vidal dijo...

¡¡¡Guapo, guapo ese 7!!!... enhorabuena pareja!!!... que ganas de volver por Ubiña!!!... Saludos Esgalleros!!!...

Eva, Enol y Jose dijo...

Guapas fotos de un día que como bien dices, posiblemente sea de los últimos sin nieve de este año. La ruta y el ambiente entorno a ella,por los comentarios que haces, de primera.
Saludos y hasta pronto.

Juanma dijo...

Preciosos montes Valentin. No me queda nada...no me queda nada...
Por cierto, el viento era muy fuerte ayer Lunes, lástima no haber aprovechado mejor el finde.
Un saludo.

Carlos dijo...

Pues entrada bien bonita para dar por terminada la época de buen tiempo.
Ya tenemos el invierno acechándonos, y verás qué gozada volver a ver todo teñido de blanco.
A ver si para el año que viene puedo hacer una escapada a las Ubiñas, que ya hay ganas de conocerlas.
Mira, a lo mejor hasta coincidimos, porque volverás. Siempre hay que volver, siempre quedan cosas por hacer, y cada vez que se vuelve, siempre es diferente.
Un saludo.

Monchu dijo...

Hola Valentín, veo que te gustó el Siete, aunque no lo hayas podido disfrutar del todo. Una pena que el viento os hiciera tener que abandonar una vez que estabais arriba, cuando el ir pasando de una a otra ya es tan poca cosa. Pero bueno como bien dices una razón mas para volver y a ver si en la próxima puedes hacer la integral, hasta Peña Ubiña como hicimos nosotros hace poco.
Un saludo

Cienfuegos dijo...

El Siete es una de mis montañas favoritas en Ubiña. Ofrece una de las mejores panorámicas de todo el macizo. Buena forma de "despedir" la temporada.
Un saludo