viernes, 31 de mayo de 2013

Camino viejo de Cadaqués al Cabo de Creus.


Cadaqués.

Ay, si un día para mi mal
viene a buscarme la parca,
empujad al mar mi barca
con un levante otoñal
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas.
Y a mí enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo.
En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
quiero tener buena vista.
mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista.
Cerca del mar. porque yo
nací en el mediterráneo.


(Joan Manuel Serrat)


Seguimos junto al mar, como no podemos parar quietos en la playa (que malos turistas somos), se nos ocurrió hacer la ruta del camino viejo que va desde Cadaqués al Cabo de Creus, la ruta está perfectamente señalizada y parte desde la oficina de turismo de Cadaqués, tiene rincones de gran belleza y algunas calas en las que puedes estar prácticamente solo.


Vistas de Cadaqués, un pueblo en el que no nos importaría "perdernos" una temporada.






Una vez pasado Port Lligat, dejamos ya la zona urbanizada y vamos contorneando la costa.

...Entre preciosos rincones (esto también son los Pirineos).







Después de unos 6 km caminando aparece el Cabo de Creus.





La Sierra de la Albera.


Y el omnipresente Mediterráneo.


En vez de junto a una laguna comimos en esta cala.


Un par de fotos más (estas en plan turista a tope)


Bahía y playa de Pals (desde el Castillo de Begur).


Una preciosa cala entre Begur y Palamós.

jueves, 30 de mayo de 2013

Puigneulós (1253 m.)


Puigneulós.


Cambio radical de escenario, de la Cordillera Cantábrica a la Costa Brava, aprovechando unos días que hemos pasado en Sant Pere Pescador, hicimos un par de rutas bastante curiosas muy alejadas del paisaje montañero al que estamos acostumbrados, una de ellas fue ir hasta el Cabo de Creus por el camino viejo desde Cadaqués, y la otra la que ocupa esta entrada, el Puigneulós.

El Puigneulós se encuentra en la Sierra de la Albera y es la última elevación importante antes de que el Pirineo abrace el Mediterráneo en el Cabo de Creus, esta sierra se encuentra en la divisoria entre España y Francia y las vistas que se tienen desde su cumbre son espectaculares, por un lado el Canigó y Bastiments parecen tocarse con la punta de los dedos, y por otro lado es un mirador privilegiado hacia el Rosellón y la Bahía de Rosas.

Pero también es destacable su vegetación, para quienes venimos "del norte" el ver hayas, robles, acebos y castaños centenarios junto a la Costa Brava nos supone una cierta sorpresa inicial, pero bueno, muchas veces nos guiamos por los tópicos y, afortunadamente, el Mediterráneo es mucho más que Benidorm, Marina d´Or , Estepona o Torrevieja.

Para hacer esta ruta debemos ir a La Jonquera, de allí ir a Cantallops y a la salida del pueblo seguir una pista forestal camino de Requesens, justo en el cruce del castillo aparcamos el coche y seguimos pista forestal hacia arriba, pasadas unas revueltas un cartel a la derecha indica "Puigneulós",  dejamos la pista principal y seguimos otra secundaria que nos lleva entre el bosque hasta la cumbre.


El Castillo de Requesens y detrás la cima del Puigneulós (inconfundible por sus antenas)


Al principio caminamos por un bosque de alcornoques y robles.



A unos 700 m. de altitud las hayas comienzan a dominar el paisaje, los ejemplares son de un tamaño espectacular.


La bóveda del bosque casi nos impide ver el cielo.


Al acercarnos a la cumbre, el bosque va desapareciendo y vemos la Bahía de Rosas y la llanura de Figueras.


Aparecen los acebos, algunos de gran tamaño.


La Bahía de Rosas.


Un poco antes de la cumbre llegamos al Pou de Neu, construido en el siglo XVII, aquí se recogía la nieve del invierno.




Vistas al Canigó, lástima que las nubes no lo dejen ver con claridad.


El Rosellón.



Llegando a la cumbre, una carretera llega desde la vertiente francesa.


Otra vista de la cumbre...

Aquí comimos tomando el sol.



El bosque entre la niebla del atardecer...



Por último vistamos el Castillo de Requesens, que se encuentra en la base de la montaña, merece la pena verlo.









lunes, 13 de mayo de 2013

Peña Catoute (2117 m.) - Por Salentinos.


Vistas desde la cumbre del Catoute.




El Catoute es la cumbre más conocida del Bierzo, situado en la Sierra de Gistredo es considerado también como su techo, aunque esto último es erróneo, ya que tal circunstancia recae en el Pico de Valdeiglesias (2143 m.). 

Esta zona de montañas es realmente sorprendente, con una fauna abundante y variada, en sus lomas pobladas de enormes extensiones de brezos y algunos bosquetes de álamos y abedules encontramos tres especies emblemáticas y en franca recuperación. La primera de ellas es el oso, aunque nunca llegó a desaparecer del todo, a partir del año 2005 su presencia ha pasado de anecdótica a permanente y en la actualidad vagan por estos parajes varias hembras con crías a las que no es difícil sorprender, basta con tener la paciencia de batirse el cobre entre los brezos y las escobas hasta los rincones más alejados, armarse con unos prismáticos y esperar. 

Otros reyes de la zona son los urogallos, con una población que supone el 15% del total español (unos 45 individuos) y los lobos, que estos si que no se fueron nunca de aquí, aparte hay corzos, nutrias, desmanes del pirineo, buitres...vamos, hay que ver lo que dan de si estos montañas en apariencia vacías, de hecho, en un albergue que acaban de abrir en Salentinos, la mayor parte de la clientela no son montañeros, sino personas que vienen a observar los "bichos". 

Pues a Salentinos nos fuimos ayer con la idea de subir al Catoute, la verdad es que esta zona la tenemos bastante olvidada y aprovechando los días que estamos pasando en León quisimos solucionar este "olvido". 

Desde el punto de vista de la innivación decir que hay bastante nieve para la época, las Ubiñas siguen perfectamente nevadas, al igual que el Cornón de Somiedo y el Muxivén, incluso se veía nieve aún hacia los Ancares y en Peña Trevinca. 




Salentinos, situado en el fondo de un angosto valle, de momento bastante fresquete.


Estos pueblines me encantan, casi ni tienen cobertura de móvil, ¿cómo mando unwhatsapp?


Vamos subiendo por una pista muy cómoda, que parte del final del pueblo por la orilla derecha del río, el recorrido está balizado todo el tiempo, no tiene pérdida.


Sorpresas te da el camino.


Algún tejo entre los álamos.


Nos acercamos a la Braña de Salentinos, donde hay un refugio en muy buen estado.


Dos imágenes de la braña, detrás las cumbres de Las Bóvedas.



Un poco más arriba vemos la entrada a La Vallina, por donde hay que subir camino del Catoute.


Mercedeeees, ¡¡¡venga que es para hoy!!!


Comenzamos a subir por el valle, el sendero sigue perfectamente señalizado, tenemos que llegar a ese amplio collado.


Detrás nuestro, las estribaciones del Valdeiglesias.


A unos 1700 m. empezamos a pisar algo de nieve.


Las lagunas de Los Fueyos, detrás el Pico Valdeiglesias, que ha pasado a "tareas pendientes"


Pértiga nivométrica.


Todavía queda alguna cornisa...


El collado que se encuentra bajo el pico, esa cresta sigue hasta el Pico de Fana Rubia.


Todo el valle que hemos subido.


El camino que queda hasta la cumbre...


Vistas hacia el sur, se distingue perfectamente El Morredero, e incluso, al fondo, la zona de Peña Trevinca.


El cordal principal de la Cordillera Cantábrica, todavía con mucha nieve.


Ahí abajo está la pequeña Laguna del Robezo.


El Pico Valdeiglesias, la verdad es que tiene muy buena pinta.


Bajar, bajamos a toda leche (es lo que tiene la nieve).


Una última imagen del Catoute desde la pradera donde comimos y tomamos el sol (al monte hay que ir sin prisa, no vean lo que me joden los "cagaprisas").