miércoles, 22 de septiembre de 2010

El Canigó (2759 m.) - Por El Refugio de Marialles.


...Atardecer en San Pere Pescador.

Después de Monte Perdido, y teniendo en cuanta que ambos estábamos físicamente bastante "tocados", decidimos descansar unos días y cambiar montaña por playa, como quiera que, nuestro siguiente "objetivo" era El Canigó, nos encaminamos a San Pere Pescador, pueblecito situado en El Parque Natural dels Aiguamolls de´l Empordá, lugar tranquilo y de excepcional belleza...

Playa y montaña, el Canigó y las montañas de la cabecera del Ter entre nubes.

Rosas y Cadaqués...no me extraña que Dalí se enamorase de estos lugares (y Mercedes toda tumbá).

Contraluz al Cabo Creus, una sucesión de pequeñas calas conforman la costa hasta St. Cyprien, ya en Francia.

...Collioure, localidad donde murió Antonio Machado.

Mediterráneo francés, con encantadores pueblecitos que no han caído en el ladrillazo hispánico.

Y nuestra meta, el Macizo del Canigó desde St. Cyprien Plage.

Desde aquí nos encaminamos hacia Vernet Aux Bains, acampamos, y pensamos por donde subir al Canigó, al final nos decidimos por la ruta que parte del Refugio de Marialles, bastante más larga que la normal que comienza en Els Cortalets, pero que a la postre resulta muy interesante, ya que discurre entre frondosos bosques, se contempla una panorámica muy completa del macizo y al final incluso tiene una divertida trepada (IIº).

...Inicio de la ascensión, divisamos la zona de Font Romeu y el Pic Carlit.

Caminando entre bosque.

La vertiente norte del Bastiment y l´Infern.

Y la cumbre del Canigó por su vertiente sur, se accede a ella por la chimenea de la derecha.

Curiosas formaciones rocosas...

...La chimenea de subida.

Vistas sobre Vernet Aux Bains y Prades.

Vistas al Mediterráneo desde la cumbre.

"Ambos los dos" en la cumbre.

la rosa de los vientos.

Cresta de Barbet.

Volviendo al bosque, en la bajada...

Espectaculares ejemplares de abeto, resulta extraño encontrar este bosque tan cerca del Mediterráneo.

Pic del 4 Vents y El Circo del Canigó desde Mairalles, este es el comienzo de la ruta (de aquí salimos casi 9 horas antes).

Al día siguiente, fuimos a dar un paseo por Vernet, otro pueblo encantador (se nota que me gusta Francia, ustedes perdonen, jajaja).

El Canigó desde Vernet.

Bajo la parra...

¡¡Hasta luego Canigó!!, otro lugar que dejamos con ganas de regresar a él.

1 comentario:

Juanma dijo...

Impresionante, sin palabras. Los franchutes esos os miran como diciendo "mira estos dos lo frescos que estan" jajajajajaa
Me ha encantado esa foto y la de la rosa de los vientos.
Estoy flipando con tu blog Valentin...y sigo....