sábado, 12 de mayo de 2012

Essaouira, Marrakech, Tánger (un poco de turismo)

Aparte de la obligada cita montañera, este año, debido a que tuvimos que esperar algunos días hasta que el tiempo se estabilizase, hicimos algo de turismo, aparte de los obligados paseos por Marrakech, a consecuencia de los cuales volvimos con las mochilas todavía mas llenas de como las llevamos, le dedicamos un tiempo a Tánger y a Essaouira.

Essaouira merece la pena, antigua colonia portuguesa, es una ciudad encantadora, la playa es magnífica, y además es un paraíso del kite surf ,todavía conserva un cierto sabor "auténtico" que se ha perdido en casi todos los lugares de playa españoles , después de visitarla, es uno de esos lugares que quedan guardados en la memoria, por si algún día decides desaparecer y perderte.

Atardecer sobre la Bahía deTánger.


Yo a este dentista no se si iría, muy mal me tendría que ver....


Nos llamó la atención este puesto de dulces en el Zoco de Marrakech


El tío tenía los retratos de Mohamed V, Hassan II y Mohamed VI, o  es devoto de la monarquía alauí, o no quiere problemas con la secreta (que está en todas partes, país mas seguro que este no hay, jajaja.).


La Plaza de la Jemaa, mira que es caótico el tráfico y no vimos ni un atropello...


Los "restaurantes" nocturnos (es un espectáculo ver como los montan).


La Mezquita de La Koutubia bajo al lluvia (que llueva aquí es un acontecimiento).


Aquí las fotos de Essaouira (Esauira en árabe, o Mogador, su nombre portugués).


De nuevo Marrakech, vista de las "humeras"...

Buena comida dan aquí (aunque los responsables de los carritos son bastante pesadicos a la hora de convencerte de que en el suyo es "donde mejor se come").


Las cabezas de cordero (estan riquísimas, conste).

En esta calle, bastante lejos de los circuitos turísticos, comimos un manjar que no se pueden perder...


...El "cordero asqueroso", pero oye, yo no se si en unos días ya te acostumbras a la mugre, que te da igual comer cualquier cosa, no te duchas, casi ni te lavas y oye, mas limpio que la leche, (diez días sin ducharnos, que maravilla, que liberación, como crecen las bacterias, los bifidus y el manto graso de la piel...).

2 comentarios:

Javier González dijo...

Tengo un recuerdo marabilloso e imborrable de Essaouria...a pesar de haber pasado exactamente 30 años.
Saludos

Juanma dijo...

Jajajajaja...viva la mugre!!!!
Te diré algo. La primera vez que ví tu blog fué en vuestro anterior viaje a Marruecos, ya seran un par de años de eso o incluso algo mas y de lo que mas me sorprendió fué el tema de la comida, comentabas algo `parecido a lo de la grasa y tal, que como fueses escrupuloso, se pasaba hambre y me he acordado de eso al ver esta entrada.

Me encantaria conocer Marruecos. De hecho nos lo hemos plantedao pero creo que moriremos sin conocerlo.
Una pasada de vije, me dias envidia.