martes, 1 de julio de 2014

Peña Orniz (2195 m) - Torre Orniz (2175 m.)


Las Morteras desde Torre Orniz.


El Cornón desde Peña Orniz.


Aprovechando que se preveía para ayer una ventana de buen tiempo, nos acercamos hasta Torre de Babia para subir a Torre Orniz, una montaña cuya cumbre está en la divisoria entre Asturias y León y que proporciona unas magníficas vistas sobre las comarcas de Babia en León y Somiedo en Asturias.

Hablar de esta comarca (junto a Sena, Luna y Somiedo) es hacer referencia a uno de los destinos más importantes de la trashumancia, este es el punto de destino estival de los rebaños de merinas que pasan el invierno en Extremadura, precisamente, ayer coincidimos con algunos ganaderos extremeños que traían el ganado a pasar el verano en los prados de altura que se encuentran junto a la Laguna las Verdes y los Puertos de Cuetalbo (La Cueta), lo que pasa es que los tiempos han cambiado y ahora las ovejas vienen en camión (concretamente cuatro camiones), aunque sigue siendo un espectáculo como suben los rebaños al monte desde los pueblos que se usan de punto de partida.

También comprobamos como la proliferación del lobo afecta a la actividad ganadera, cuando estábamos bajando de Torre Orniz, a la altura del nacimiento del Río Sil, había un rebaño de 500 ovejas guardadas por un pastor portugués y ¡¡21 mastines!!, el chico nos comentó que el año pasado "solo tenía 7 mastines", pero que los lobos le habían matado más de 80 ovejas y este año se había pertrechado bien, comentándole los problemas que podía tener con los montañeros, puesto que la zona es bastante visitada en verano (bueno, dentro de los parámetros de esta zona, igual suben 15 personas en todo el mes de agosto ) nos dijo "yo lo siento, que no se acerquen al rebaño", pues sí, tiene razon, pero ya saben, si alguien tiene miedo a los perros, no se acerque por estas montañas hasta final de septiembre, que es cuando se llevan otra vez el ganado.

Día de nuevo fresco, viento de W trayendo nubes durante todo el día, cubierto hacia la vertiente de Asturias, no termina de arrancar el verano por aquí.


Aparcamos el coche a la salida de Torre de Babia, junto a un antiguo molino




El agua rebosa por todos lados.



Zona de verdes prados...



El Montihuero preside el circo de montañas que se alza sobre la Laguna las Verdes.



Payo, dame argooo...




La Laguna de la Recoleta, bajo la Peña Congosto.



Pues aunque tiene la edad de Mick Jagger, Mercedes todavía está ágil (aunque sube a su ritmo, como un 600, despacito, pero llega, jajaja).



La Cervata.



Peña Orniz y Torre Orniz, con su peculiar arista.



El Morronegro y Peña Ubiña en la lejanía.



En esos neveros nace el Río Sil.



Cumbre de Peña Orniz, vistas al Montihuero, al fondo, La Sierra de Gistredo, todavía con buenos neveros.



Puertos de Cuetalbo y Peña Chana.



Despeja la zona de Peña Ubiña.



...Sale el sol...



Vamos camino de torre Orniz.




Dejamos Peña Orniz detrás.



La afilada arista de Torre Orniz, normalmente se va por unas viras herbosas laterales, expuestas, pero fáciles, sin embargo, estaban tan resbaladizas por el barro que tuvimos que ir por la cresta, muy aérea, aunque de buenos agarres (a ojo creo que IIº).



Con cuidadín se va bien...



Nueva imagen de la curiosa formación de Las Morteras.



Peña Ubiña, ya despejada por fin...



Animalico...



El Montihuero.



Puente de nieve en el nacimiento del Sil.



Vamos camino de la Laguna las Verdes, aunque por la vira y el collado equivocados (en buen lío nos metimos).



Pequeñas lagunillas que se secan en verano, aunque ahora están preciosas.




Al final terminamos en la pradería de Trémeu.




Vuelta a Torre de Babia después de un gran día de montaña.

2 comentarios:

Paloma Robles dijo...

Una ruta preciosa y unas fotografías espléndidas...como Somiedo, casi nada!!! Un saludo

Monchu dijo...

Buena ruta Valentín. Esa zona me encanta aunque hace unos años que no la visito.
Sobre lo de los perros, que me vasa decir, algún susto nos dieron por ahí. Hay que evitarlos si se puede.
Bienvenido a nuestras/tus montañas de nuevo.
Un saludo